Primera Compañía de Bomberos de Concepción

 

 

Desde 1883 - 2018

 

 

 

 

Primera Compañía de Bomberos de Concepción

 

  PRIMERINOS POR EL MUNDO

 

 Christian Huerta / Jaragua Do Sul-Brasil

ENVIANOS TU FOTO

 

  COMPAÑÍAS CANJE

 

 

 

 

 

  133° ANIVERSARIO

 

133° Aniversario Primera Compañía

 

 

 

  NOTICIAS | PRIMERA COMPAÑÍA

 

La bencina y sus potenciales riesgos, cuando es mal utilizada

Aunque en los últimos años se ha transformado en un dolor de cabeza para los automovilistas dadas las consecutivas alzas registradas en su precio, las gasolinas pueden convertirse en un problema rotundamente mayor si su manipulación no se realiza con los resguardos que un líquido como éste requiere y, más aun, si no es utilizado para los fines con los que fue elaborado y es expendido.

Lo cierto es que el único uso correcto de la gasolina es generando energía en el motor de un automóvil. Es a través de las pequeñas explosiones que suceden continuamente en este espacio, que es posible que un vehículo sea impulsado y se recorra infinitas distancias. Eso sí, es importante comprender que esta reacción ocurre de manera controlada, dentro de un circuito que ha sido diseñado para generar esta combustión.

 

 
  Sin embargo, el empleo de la bencina debería suscitar cierto grado de preocupación (y por consiguiente, precaución) ya que estas mismas explosiones controladas que ocurren en un motor podrían ocurrir en el lugar donde se aplique, si las condiciones son peligrosamente adecuadas. Y lo cierto es que no se necesita de mucha mala fortuna para que ello ocurra. La gasolina que utilizan los automóviles está categorizada como un líquido inflamable. Para poseer esta condición, el producto en cuestión debe tener un punto de inflamación a temperaturas muy bajas, es decir que reaccionará ante una fuente calórica incluso si ésta desciende varios grados bajo cero, a diferencia de los líquidos denominados combustibles, que requieren de una temperatura más alta para alcanzar su punto de ignición.

 

 
   

 

 

 

¿Qué significa esto? Por ejemplo, cada vez que usted concurre a una estación de servicio y carga el estanque de su automóvil, al abrir la tapa e introducir el surtidor inmediatamente sentirá el olor característico de la bencina. Pero lo que está ocurriendo en realidad es la emanación de los vapores de la propia gasolina, que en definitiva es lo que arde. Eso sí, una vez que terminó la descarga, volverá a cerrar la tapa, y el olor –o bien dicho, los vapores- habrán desaparecido. Esta misma situación ocurrirá si la bencina es utilizada en un entorno distinto al descrito. Al momento de abrir un recipiente que contenga el líquido, automáticamente comenzará la emanación de los vapores ahí contenidos (invisibles para el ojo humano), y la más pequeña fuente calórica ocasionará la ignición, ocurriendo una lamentable explosión. Por esto es que su uso con fines distintos al planteado, revierte un riesgo descomunal.

Muchas personas consideran que es apropiado aplicar la gasolina en su domicilio como un solvente, un limpiador e incluso algunos creen que es un excelente insecticida. Y aunque nadie pone en duda sus resultados, además de existir en el comercio productos especializados para esos trabajos, la acumulación de los vapores puede transformarse en una verdadera tragedia. Similar a lo que ocurre con el gas licuado de petróleo, que al escaparse de su contenedor se acumula en las partes bajas, la alta densidad de los vapores de la bencina también determinará que éste se disemine y se concentre, sobre todo si es liberado en un espacio carente de ventilación. Y lo cierto es que las fuentes de ignición que se encuentran en un hogar son tan variables como “efectivas”: la chispa de un encendedor, la llama de un fosforo, el piloto del calefón, o los motores de neveras, refrigeradores, congeladoras, lavadoras, etc., son solo un ejemplo.

Incendios en estaciones de servicios

Estos son probablemente una de las clases de incendios que se desarrollan con menor frecuencia, al menos, en nuestro país, sin embargo a nivel internacional una serie de videos han permitido observar el momento exacto en que se genera un siniestro de ésta naturaleza en una estación de servicio, puntualmente desde que los distintos distribuidores instauraron el sistema de “autoservicio” en las gasolineras. Es la energía estática -la acumulación de cargas eléctricas en un objeto, que puede dar lugar a una descarga cuando dicho cuerpo se pone en contacto con otro- la principal causa de estos incidentes y en este contexto, el fenómeno ocurre cuando el pasajero de un vehículo (habitualmente el conductor) fricciona sus ropas contra el tapizado de los asientos al entrar o salir del éste.

En algunos casos se ha registrado que, tras iniciar la carga de la bencina en el estanque, los conductores han vuelto a ingresar a su vehículo y al salir se dirigieron hasta la manguera. Cuando concluyó la reposición y sacaron la pistola, una llama se generó producto de la electricidad estática. Con la mejor suerte del mundo, las personas protagonistas de estos hechos, solo han sufrido el mayor susto de sus vidas (observe una secuencia al final de este artículo).

Para evitar estas condiciones es importante que usted extreme las medidas de seguridad. Además de parar el motor, los cigarrillos deben ser apagados bastante tiempo antes de ingresar al servicentro, así se asegurará que no queden cenizas encendidas, las que perfectamente pueden provocar una tragedia. Tampoco vuelva a subir al automóvil una vez iniciada la descarga de gasolina y no permita que otros que lo acompañan lo hagan.

Apague la radio del vehículo y tampoco utilice su teléfono celular. Recuerde que evitar una desgracia dependerá en gran medida de cómo actúe frente a ciertos elementos que, por su naturaleza, puedan salirse del control humano con facilidad. Impídalo siguiendo siempre las instrucciones de seguridad que los expertos han desarrollado para el bienestar de todos.

DV

 

 

 

 


Escrito por webmaster, el Domingo, 17 de Abril 2011

 

 

 

Primera Compañía de Bomberos de Concepción

  CENTRAL CBC

 

 

  DESTACADOS

 

 

SEC focaliza plan para reducir riesgos por gas en colegios y hospitales
Explosión en Sanatorio Alemán
Incendio destruyó cuatro casas en sector Pedro del Río

 

 

 

 

 

 

 

Primera Compañía de Bomberos de Concepción

Copyright ©  Primera Compañía 2002 - 2018 | Salas N° 347 - Concepción Fono: (41) 2229269 Concepción - Chile