Primera Compañía de Bomberos de Concepción

 

 

Desde 1883 - 2018

 

 

 

 

Primera Compañía de Bomberos de Concepción

 

  PRIMERINOS POR EL MUNDO

 

 Christian Huerta / Jaragua Do Sul-Brasil

ENVIANOS TU FOTO

 

  COMPAÑÍAS CANJE

 

 

 

 

 

  133° ANIVERSARIO

 

133° Aniversario Primera Compañía

 

 

 

  NOTICIAS | PRIMERA COMPAÑÍA

 

Los peligros del monóxido de carbono

El sábado 1 de enero pasado, una familia con residencia en Punta Arenas se encontraba invitada a una reunión en casa de unos parientes, donde celebrarían el nuevo año. Sin embargo, los invitados no se presentaron a la reunión. Más aún, tampoco respondieron a los insistentes llamados telefónicos, por lo que al cabo de unas horas, el anfitrión decidió dirigirse hasta el domicilio de los ausentes, con el propósito de conocer alguna noticia del grupo familiar. Claro que al llegar a la vivienda, esta persona se encontró con un escenario sencillamente impensado: un pre adolescente y sus padres yacían en el suelo y no reaccionaban al llamado que se les hacía desde el exterior.

Tras una rápida comunicación con Bomberos de Punta Arenas y el Servicio de Atención Médica de Urgencia, se montó un operativo de rescate para las tres víctimas. Pero a pesar de la premura con que se desplazaron los equipos de rescate, la suerte ya estaba echada y los adultos fueron trasladados inconscientes hasta un centro asistencial. La causa era clara: intoxicación por inhalación de monóxido de carbono.

Por otro lado y no obstante el despliegue y esfuerzo del personal paramédico, el joven hijo del matrimonio había fallecido en su hogar, víctima del mismo envenenamiento que debatía la vida de sus padres. Informaciones como ésta se archivan constantemente en los registro de prensa, no obstante, aún son incapaces de generar la atención que un tema como el monóxido de carbono (CO) merece en la opinión pública.

   

Lo cierto es que el CO es un gas resultante de una combustión incompleta –es decir, cuando parte de los combustibles no reaccionan debido a una falta de oxigeno- de diversos compuestos como el gas natural y el gas licuado de petróleo (GLP). Pero cuidado: el monóxido de carbono también está presente tras la combustión de otros productos tan utilizados, como la gasolina y el petróleo, además del carbón, la madera e incluso en el humo emanado del tabaco. Asesino silencioso Quizás, una de las frases más utilizadas (y menos originales) en la descripción del CO sea la de asesino silencioso.

Lo cierto es que no existe una manera más sencilla para explicar porqué este gas es tan dañino. Este es un producto incoloro, sin olor ni sabor que tampoco provoca irritación ni tos. Por ende, cuando es emanado y no hay presencia de un detector, simplemente se está tentando a la muerte. Y es que a diferencia de lo que ocurre con el gas distribuido comercialmente a los domicilios, que en caso de fuga desplaza al oxigeno provocando asfixia en las personas, el monóxido de carbono tiene un efecto absolutamente devastador sobre sus víctimas, también asfixiándolos pero más grave aún, envenenándolos.

Técnicamente, pero en palabras sencillas, el CO “ocupa el espacio” determinado para los glóbulos rojos en la sangre, que son los encargados de transportar oxígeno a las células y tejidos del organismo. La mayor “fuente de producción” del monóxido de carbono se encuentra en los hogares residenciales, dado que la emanación se da tras el mal funcionamiento de artefactos como el calefón, hornos, calefactores y estufas, las que son alimentados por los combustibles anteriormente descritos. 

   

Así, el daño que generará sobre la vida estará directamente relacionado con el tiempo de exposición y la concentración que exista del tóxico en el ambiente. De todos modos, y fuera de cualquier exageración, bastarán de tres a cinco horas de inhalación del CO para terminar con la vida de cualquier ser vivo. Para evitar cualquier accidente, es fundamental mantener los artefactos que funcionan, principalmente en base a gas, en perfecto estado, debiendo ser revisados por personas calificadas. De todos modos, y al momento de ser utilizarlos, debe existir una ventilación que sea capaz de generar una corriente de aire, capaz de desplazar los posibles contaminantes y refrescarlos por aire fresco, constantemente.

En algunas zonas del país también se utiliza el carbón y la madera como método de calefacción, mediante el uso de braseros. Es importante que en este caso también se adopten medidas en torno a la ventilación, ya que esos productos también generan el mortal gas. Un caso como este, ampliamente difundido en la prensa, fue el que experimentó el ciclista Francisco Corvalán y su pareja, la también deportista, Daniel Bunzli. Tras preparar un asado la fría noche del 26 de julio de 2009, decidieron temperar su hogar con las brasas depositadas en la parrilla.

Las insistentes llamadas de la madre de Bunzli a su teléfono, la mañana siguiente, lograron despertarla y salvarle la vida –aunque su estado respondía a las características de una intoxicación de este tipo, con cefaleas, mareos y deseos de vomitar- sin embargo, Francisco no resistió la exposición al tóxico, falleciendo en ese lugar. DV


Escrito por webmaster, el Domingo, 20 de Febrero 2011

 

 

 

Primera Compañía de Bomberos de Concepción

  CENTRAL CBC

 

 

  DESTACADOS

 

 

SEC focaliza plan para reducir riesgos por gas en colegios y hospitales
Explosión en Sanatorio Alemán
Incendio destruyó cuatro casas en sector Pedro del Río

 

 

 

 

 

 

 

Primera Compañía de Bomberos de Concepción

Copyright ©  Primera Compañía 2002 - 2018 | Salas N° 347 - Concepción Fono: (41) 2229269 Concepción - Chile